Hablamos tu idioma...

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 11 de enero de 2013

De las compras por Internet y otras yerbas III: ¿A quién le compro?

Siguiendo con la serie iniciada el año pasado, me gustaría en primer lugar disculparme por haber abandonado el blog y el tema en particular. Recientemente tuvimos el agrado de asistir a un seminario precisamente de compras por Internet, lo cual fue muy instructivo y le sacamos mucho provecho. Y como creemos en eso de que no podemos "retener el conocimiento", si bien tuvimos que pagarlo, queremos que más gente se beneficie, por eso lo pondremos a su alcance gratis en esta serie.

Bien, hace poco tiempo salió un "informe" en un periódico local hablando justamente del tema, y de cómo había un alto riesgo de ser "estafado".  La información que pusimos al alcance del "periodista" le entró por un oido y le salió por el otro. Obviamente, el objetivo era uno: Generar una histeria colectiva sobre el "cuco" de comprar en línea porque "él fue estafado". ¿Cómo que estafado? No lo dijo. Tampoco dijo quién o qué sitio le estafó, ni en qué monto, ni por qué. Ni si pagó por un artículo y no se lo entregaron, o qué. Este artículo tiene como objeto informar y mostrar algo que por experiencia sabemos que es seguro si se hace bien. Así que convengamos una cosa: comprar en línea es lo mismo que comprar en cualquier otra parte. Con la salvedad que el pago es electrónico y la entrega del producto puede que no sea inmediata. Si estás comprando algo intangible, como por ejemplo, un programa, o una plantilla para un sitio que estés diseñando, en fin, software, es probable que ni bien se confirme el pago del producto se te envíe a una página de descarga para "entregártelo". Pero si el bien en cuestión es tangible, esto es un artículo con un tamaño y peso, el tema cambia. Generalmente los websites te dan a elegir cómo querés que te envíen el producto: Via correo express, que a menudo tiene un cargo extra, o via correo normal, que si bien a veces no tiene costo, o el costo es mínimo, la espera puede ser larga. Y por larga, estoy hablando de hasta 2 MESES. Eso sí, llega a tu puerta. Habiendo dejado esto sentado, en claro, la pregunta es ... ¿a quién le compró el "parodista"? ejem, perdón , ¿el "periodista" el artículo que según él, le estafó? Lo mismo que en la vida real, tenés que mirar MUY BIEN a quién le estás comprando. Decime algo, si ves una tienda que tiene una vidriera desvencijada, carteles de cartón mal cortados escritos a mano y encima, con faltas de ortografía... ¿le comprarías algo? ¿le darías tu número de tarjeta? NO.

La elección del proveedor es tan importante como la selección del producto que estamos adquiriendo. ¿Quién es el vendedor? ¿Tiene referencias? ¿Cuáles son las calificaciones?  En sitios como Mercadolibre esto es posible de averiguar según la reputación del vendedor. Ahora si ves que el vendedor ti enen muchas calificaciones negativas (o varias, no digamos muchas) en las que la gente se queja de que el producto no es entregado o se lo entrega en malas condiciones... ¿te inspira confianza? ¿O sólo mirás que el tipo vende el producto 50 mangos más barato que en otros lados? Otro sitio similiar es Ebay. Pero convengamos algo, si bien en Mercadolibre un tipo con 700 calificaciones positivas es un "grosso", un "supervendedor", en Ebay es un vendedor principiante.

Entonces, queda claro que tenemos que ver bien a quién le compramos. Otra cosa distinta son las webs que venden productos y se responsabilizan de la venta, como lo es Focalprice.com, DX.com, etc. Son sitios en los cuales luego de registrarnos podemos comprar con plena confianza desde una linterna de camping, un adorno navideño, a una tablet. Eso sí, para que el usuario tenga una idea de la calidad, o prestaciones del artículo, tiene un foro muy activo y una encuesta por cada artículo, para que cada uno exprese su conformidad o disconformidad con el producto. ¿Querés más? ¿Cómo es posible que se "estafe" a alguien con semejantes garantías? ahora, si vos entrás en un sitio de baja reputación y negociás con gente de este tipo, la probabilidad de ser estafado sube exponencialmente, porque la probabilidad de que sean un tonto también subió.

No debemos confundirnos: Negociar online es muy similar a negociar en la vida real. Si le negocias con alguien sin escrúpulos, es probable que te estafen. Pero si sigues los canales más adecuados, estoy seguro que podrás disfrutar de una experiencia única y te abrirá los horizontes.


Gracias por leer, espero comentarios y próximamente escribiré otro artículo con más detalles.

Saludos

martes, 28 de agosto de 2012

De las compras por Internet y otras yerbas II: Las tarjetas de débito.

Si hubo algún invento bueno, ese fue la tarjeta de débito. No confundir con la de crédito. Con una tarjeta de crédito puedes gastar hasta cierta cifra por mes (lo que te acredita la casa emisora) y listo. El monto que gastes se te cobra al contado (taca-taca, todo de una vez sola) o en incómodas cuotas que te tienen atado por meses (porque vamos, vas a seguir usando la tarjeta). El monto total puede volver a acreditársete mensualmente, o no. Si no pagas tu tarjeta, el emisor (banco o casa cambiaria) simplemente te corta el saldo de tu tarjeta y no puedes volver a usarla hasta que se te habilite nuevamente.

Con las tarjetas de débito es diferente. Una tarjeta de débito es como tener el efectivo en la mano. Es decir, si no "cargas" dinero en tu tarjeta, ésta tiene saldo cero.  La ventaja: Siempre sabes hasta cuánto puedes gastar, y gastas eso y nada más. Además sabes que nadie podrá hacerte un cobro "escondido" (de esos "débitos automáticos", automáticamente te cobran una cuota mes a mes). En ese aspecto estás seguro.Otra ventaja que tiene: Puedes usarlas para comprar en tu localidad, en cualquier lugar que acepte VISA o MasterCard además de poder usarla internacionalmente, tanto en comercios como a través de Internet. La conversión de moneda es automática. Otra ventaja más: Puedes realizar retiros en cajeros ATM. Estas tarjetas pueden asociarse con cuentas de bancos virtuales, por ejemplo Paypal o Payza. Una vez que recibes pagos por Paypal, puedes "descargar" dinero hacia tu tarjeta. Este proceso puede durar un par de días hábiles, después de lo cual puedes comprar con tu tarjeta o retirar el dinero desde un cajero. Hay un sitio en particular que provee una tarjeta de débito directamente asociada a la cuenta, por lo cual este proceso no es necesario. Lo que gastes o retires se debita de tu cuenta, y listo. Se acabó.

Un ejemplo de tarjeta de débito es la Alfa Brou del Banco República, la cual puedes obtener en sucursales del Banco. Solamente necesitas tu cédula de identidad y una factura que acredite donde vives.

Para acreditar dinero en la Alfa Brou, puedes hacerlo en las cajas del Banco República o en cualquier local de Red Pagos. Simplemente le das la tarjeta y , je, obviamente, el dinero que vas a cargar. Puedes hacerlo en múltiplos de 100 pesos. (100, 200, 300, nunca 130, etc. ¿se entiende, no?). Esta tarjeta la puedes asociar a tu cuenta de Paypal o Payza.

Otra tarjeta muy interesante es la Net+ de Neteller. La misma está asociada a tu cuenta Neteller y lo que gastes se debita automáticamente de tu cuenta


. Para cargar dinero en la Net+ desde Uruguay debes ir a un local de RedPagos y adquirir un voucher de Ukash. Ese voucher tiene un número asociado al monto que vas a ingresar. Cabe acotar que el mínimo es de U$S 20 (veinte dólares americanos.) Una vez tienes el voucher (con voucher me refiero al recibo, al papelito que te da el tipo de Redpagos) ingresas a tu cuenta de Neteller y allí ingresas el número del recibo. Una vez hecho esto, casi inmediatamente se acreditará tu saldo. 

Si te interesa obtener la tarjeta de Neteller, encantado puedo ayudarte, es totalmente gratuita. Simplemente envíame un mail a dynservice@gmail.com y te respondo con una invitación.

Bien, como segundo artículo ya fue bastante extenso. En los próximos vamos a indagar más en el asunto compras y cobros a través de Internet. Espero les haya gustado.

Saludos.


viernes, 10 de febrero de 2012

De las compras por Internet y otras yerbas...


Seguro que habrás visto la frase "No revele sus contraseñas ni números de tarjetas de crédito". Es que hay que ser muy, muy estúpido para revelar datos así. Sobre todo cuando un homo casi-sapiens tira una búsqueda por Google "hackear contraseñas de hotmail" (En mi tiempo MSN era cool, ahora es Facebook, ya sé). Una de las páginas de resultados te contaba un "método". Tenías que poner el email de quien querías hackear, junto con el tuyo y TU CLAVE ... y mandarlo a soporte_tecnico@hotmail.com, por ejemplo. Sí genio, le estabas REGALANDO tu cuenta a un lammer que estaba haciendo "ingeniería social" esto es aprovecharse de la imbecilidad de la gente. La tuya, en este caso. Y si hay algo que no debes subestimar en este universo, es la capacidad que tiene la gente de ser ESTÚPIDA. Sí señor. ¿Querés una prueba? Parate en una esquina transitada y ponete a mirar para arriba. A los 2 minutos vas a ver que más de 5 están mirando para arriba como vos. Mirá que la frase "histeria colectiva" no es broma. Y si podés manipular esa histeria... WOW, vas a ser muy poderoso. El tema con este post es que pretende ser el primero de varios sobre las veces que es seguro o no usar tu contraseña o número de tarjeta de crédito. O débito. Intentaré explicar lo que son las tarjetas de débito, cómo funcionan y te voy a recomendar una internacional en particular, que es GRATUITA. Sí señor, sólo enviando por mail tu cédula escaneada y una factura para comprobar tu dirección, la tenés totalmente gratis. Con la ventaja que si no cargás $$ en la tarjeta, no te pueden cobrar nada más. Ya ha pasado con esos "supersitios" que te prometen planes para hacerte rico de la noche a la mañana, que te piden que les compres una membresía. Generalmente es poca plata, 5 o 10 dólares. Sin embargo, esos 5 o 10 mangos te son debitados de tu tarjeta ( te los cobran...) CADA MES. Y no es posible cancelar esa operación, porque tú estuviste de acuerdo en que te los cobraran la primera vez. Y si tu crédito se renueva cada mes, pum! fuiste. Bien, la idea es prevenirte un poquito también. Y contarles lo que fue mi experiencia personal con estos elementos. Sí señor, quiero pasar el conocimiento que a "duras penasa y con dolor", je, he adquirido.

Este va a ser el primero de varios posts. Espero verlos por acá. Y comenten, eso anima a escribir más.

Saludos

jueves, 8 de septiembre de 2011

Iniciando tu Sitio Web


Cada vez somos más los que trabajamos desde casa. O afuera y en casa también (caso de un servidor). Uno de los trabajos que ha sido rentable, y muy rentable, es el diseño web. Sí, el crear sitios web completos, y no sólo páginas estáticas como cuando nosotros nos iniciamos. Además de los plus que esto lleva, que son los espacios publicitarios en nuestros sitios. La venta de enlaces de texto es muy muy rentable, y en un tiempo fue el ingreso que sostuvo el pago del hosting de los sitios que construimos. Resultado de esto= menos gastos, mismo rendimiento, ergo, más ganancia. No un dineral más, pero sí unos cuantos mangos al mes que no pagarlos nos ayudó mucho. Hoy la cosa es distinta. Ahora empezar en el negocio es más fácil. ¿Motivo? Ok, pongamos este ejemplo. Un joven, o una joven, acaba de aprobar su curso de diseñador o programador web. Vuelve a su casa con su diplomita, recibe las felicitaciones de sus papás, amigos, parientes, wiiiiii. Luego de todo el jolgorio, y luego de la charla de encuadrar el diploma (merecido por cierto), este joven, o esta joven, entra en su cuarto y se sienta frente a su computadora. Tiene el diploma en la mano aún. Ahora es momento de hacerlo valer. Pero oh sorpresa!, como todo negocio, o empresa, necesita un capital para empezar. Es decir, si bien puede que tenga una carterita de trabajos, necesita un lugar para exhibirlo. Esto es: un sitio web. Bueno, a crearlo!. Pero necesita dinero para un dominio (nombre del sitio) y el hosting (espacio donde almacenar sus trabajos y mostrarlos). Muchos tomaron un empleo con el fin de capitalizar, ahorrar un dinero para crear su sitio, su cartelera, su oficina virtual; solamente para ver cómo su nuevo empleo les ocupaba todo su tiempo y en los ratos libres no quedaban ganas para diseñar o programar. Bueno, acá desde este Blog Celeste te tendemos una mano. Te paso un dato para que puedas empezar. Se ve que esto de la docencia me está afectando mucho, o la bronca de que tantos talentos se pierdan por falta de dinero. Este sitio te brinda espacio y un nombre totalmente gratis, junto con algunas herramientas muy útiles para desarrollar tu website. Tenés todito, PHP, MySQL, y 100GB, no megas, cien Gigas de espacio para subir archivos. Olvidate de servidores externos para almacenar tus archivos. Ahora tenés un todo en uno. Si te interesa, para empezar, y antes de que puedas pagarte un hosting, éste te va a servir.

Free Website Hosting

Saludos, comenta si te sirvió.

viernes, 18 de marzo de 2011

Volveremos y seremos .... varios

Si hay un blog abandonado, es éste. No, no soy el habitual escritor de éste lado. No es que no me guste la tecnología, es que simplemente me parece que hay demasiados blogs dedicados a eso y hablar más del tema es redundar. Por la poca cantidad de comentarios que tiene este blog, se deja entrever que la cantidad de lectores es mínima, por no decir nula. Asimismo, quien escribía los artículos hace 4 meses que no se digna a tocarlo. Por eso es que creo que es un ciclo que finaliza. Quizá este tema le recuerde al blogger que tiene que hacer algo cada poco tiempo, sino, se la puede ver negra.

Por un regreso lindo. Volveremos, y seremos miles.... :-D

lunes, 1 de noviembre de 2010

Comparte tu blog o sitio en redes sociales.

La llegada de las redes sociales nos plantea otra opción: El ingreso de nuevos lectores a través de éstas. Supongamos que un usuario entra a tu blog y le gusta determinado artículo. Haciendo click en un botón, este usuario podría dar a conocer la información a todos sus contactos de una red social, como por ejemplo Facebook, (www.facebook.com) o la de enfermos mentales que es Menéame (www.meneame.com). ¿Cómo podemos hacer esto? Bien, en addthis.com tenemos la solución. Simplemente debes registrarte, gratis, off course, elegir el estilo del botón, y voilá!, ya puedes dar a conocer tu blog de calidad, o de baja calidad como éste, a todos tus compinches.

Para ver cómo funciona, en la esquina superior derecha. ( O sea ésta derecha >>>>>) vas a ver el icono de addthis y las redes sociales donde puedes contar, por ejemplo, dónde encontraste esta información.

Espero te sea útil, y por supuesto, tus comentarios.

viernes, 29 de octubre de 2010

Mixpod, para poner TU música en tu blog...

Bueno, aquí les presento a Mixpod, el veintiúnico sistema que pude hacer funcionar para escuchar música en el blog. Cierto, la selección tal vez no sea de tu agrado, pero no me importa, hoy ando insoportable, así que AJO y a bancársela.


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

Geomap

Contador de visitas


contador gratis